Estimulación temprana

Es una intervención que tiene como finalidad desarrollar y potenciar las funciones cerebrales, para ello, se le proporciona al niño un conjunto de estímulos y experiencias en todas las áreas sensoriales siguiendo el curso lógico de la maduración del sistema nervioso.

 

En un niño con patología confirmada, déficit o riesgo de padecerlo, la atención temprana va a tener una finalidad terapéutica y va a estar dirigida principalmente al área de desarrollo afectada, aunque la intervención se lleva acabo de forma global.

Durante los primeros años de vida del niño, su sistema nervioso presenta una gran plasticidad y por tanto, recibe y asimila con mayor facilidad todas las experiencias, pudiendo establecer nuevas conexiones neuronales y en mayor número que en edades posteriores. La Neurología, nos dice que el cerebro no puede llegar a su evolución completa si no hay unos estímulos exteriores que provoquen unas reacciones que permitan a esas funciones ponerse en marcha, perfeccionarse y desarrollarse plenamente.

 

De forma que los primeros años nos ofrecen una oportunidad única durante la cual podemos proporcionar al niño los pilares básicos de su aprendizaje.

 

Nuestra clínica cuenta con profesionales especializados en Desarrollo Infantil y Atención Temprana, donde atendemos a niños, desde el momento en que nacen, que presenten alteraciones en su desarrollo o con riesgo de padecerlas, así como a la familia, facilitando información, apoyo y orientación especializada.

 

Los tratamientos de Estimulación Temprana son globales y multidisciplinares donde no sólo se trata al niño sino que también interviene la familia y el entorno en el que éste se desarrolla, así, nos coordinamos con todos los ámbitos donde se desenvuelve: médico, hospital, escuela infantil, escuela…, y específicos, según las características de cada niño y su familia.

 

Ofrecemos una atención especializada, donde se trata al niño de forma integral, favoreciendo así el progreso adecuado de sus capacidades, así como la superación o disminución de las limitaciones o dificultades que pueda presentar.

 

Se realiza una evaluación y valoración mediante la observación del profesional y a través de escalas específicas de desarrollo diseñando de esta forma un plan de tratamiento específico para cada niño. Periódicamente se realizan diferentes evaluaciones para identificar objetivamente los progresos que se van obteniendo y poder ir ajustando de esta forma el tratamiento más conveniente en cada momento.

 

¿Cuáles son los signos de alarma?

Para detectar la presencia de alguna dificultad evolutiva en edades tempranas, pueden ser útiles los siguientes signos de alarma:

De 0 a 3 meses


De 3 a 6 meses


A los 9 meses



A los 12 meses


A los 18 meses


A los 24 meses



A los 3 años


A los 4 años


A los 5 años